sábado, 31 de mayo de 2008

No van a Poder



Llegó al departamento.
Entro.
Tomó un café, leyó la nota y dejo encendido un último de varios cigarrillos, y una rosa roja yaciente que invitaba a la vida. Se quedo estática, sentada y observando por el gran ventanal. Quiso encender el equipo, pero no pudo. Es hora de siesta y con tanto alrededor, molesto.
Suspiro con impotencia, ya ni siquiera ni tanta risa ni poco llanto, ya nada. Acalló. Callo su decir en palabras, ya no importaba, no emergían. Así a lo mejor vuelan en alas de mejores pensares, y así dialogo en dudas cartesianas. En sus pensamientos era.
Eureka, se dijo para sí. Se pudo contener y sus labios dibujaron un bosquejo de sonrisa.
Entonces si pudo contener un instante, y tal le perteneció!, ese segundo era de ella, y se lo grito para sí; por dentro una y otra vez.; recorrió todo su ser, viajo eones de tiempos internos, entonces se sintió viva a pesar de tanto de tanto.
Los minutos corrían, observó paredes, mapostría, objetos, pero ya no los veía, los sintió a pesar de tanta opresión.
Pero sabía que iba a poder…; ya no iban a poder con ella, porque conocía el secreto para aprehender el tiempo.

No hay comentarios: