sábado, 31 de mayo de 2008

Extrañeza


En el amargo oscurecer de una noche sin su rey.
En el triste despertar de una mañana sin ella,
La busca en el cuarto de soltero,
La encuentra en mil objetos
Que le hablan de su amor.
Sus manos sienten frío
No olvides de besarlas.
Amor ¡quiéreme siempre!.
Tuya es mi vida y mi corazón!

No hay comentarios: