sábado, 31 de mayo de 2008

El Cirujano y El Filosófo




Dedicado a mi amigo y Médico Doctor Luis Oscar Silva, quién en lo profesional desarrolla una titánica labor; y en lo personal nos une una profunda y sincera amistad que va más allá de toda frontera.


Un filósofo ha sido invitado en una circunstancia por un renombrado cirujano, a presenciar una difícil operación que iba a realizar.
El equipo estaba preparado y el cirujano llevo a cabo los últimos preparativos necesarios para la operación. Estaba confiado, pero un poco nervioso. Emprendió el camino hacia el quirófano. Entró. Era un desafío para él, uno más ¡Estaba confiado, pero un poco nervioso. Antes de comenzar, inclinó la cabeza mientras oraba en su interior.
Hizo los controles necesarios, solicitó las pinzas y comenzó con la intervención.
Durante la intervención, sus manos se movían a ritmo cierto y con precisión, en un estado seguro y sin nervios, sus manos procedían tranquilas, sin nervios.
Cuando todo terminó.
El filosofo expreso su sorpresa ante el recogimiento del cirujano, y le dijo:” yo tenía la creencia que un cirujano confiaba en su propia capacidad”.
“Un cirujano es un hombre, que n o puede hacer milagros por sí mismo. Estoy seguro que paciencia no podría avanzar tanto, si no fuera por algo mas fuerte que el saber del hombre”, contestó el cirujano.
Guardaron silencio unos instantes,
El filosofo agrego: amigo mío,” estas tan cerca de Dios, cuando operas, que te da la calma necesaria para que desarrolles tu misión. Permíteme, agradecerle que te ilumine en cada trabajo tuyo, y el haberte conocido”
El cirujano solo contestó:” Es la profesión que elegí, y siempre, desde chico, me gusto”.
El filosofo, lo miró a los ojos y con la voz quebrada de emoción, dijo:” que Dos siempre guíe tus manos”:
El cirujano sonrió, apretó sus labios.
La emoción sobrevino en un fraternal abrazo.
Cada uno continuó con su propio Camino al Horizonte; sabiendo que más allá del tiempo y espacio ambos están, uno para sanar y el otro… para pensar……

2 comentarios:

Patri dijo...

Es una dedicatoria muy linda, y con una moraleja muy bella, el saber pedir y dar gracias a Dios.

Besotesssssssss

Alichín dijo...

QUIEN CONFÍA EN EL ALTÍSIMO Y ENTREGA A ÉL SUS PASOS, SIEMPRE ELEGIRÁ EL CAMINO CORRECTO.
ES UNA BELLA HISTORIA, PLENA DE SABIDURÍA Y DE INMENSA FE. QUE DIOS TE BENDIGA.
HE VISITADO TUS ENTRADAS VISIBLES Y HE DEJADO UNAS POCAS PALABRAS EN CADA UNA. SEGUIRÉ VINIENDO PARA DISFRUTAR DE TUS MAGNÍFICOS Y BREVES RELATOS.
UN FUERTE ABRAZO. ALICHÍN