sábado, 31 de mayo de 2008

Del Amor Anímico


Nunca me llames fría
Aunque fríos estén mis labios;
Nunca me llames fría
Aunque helada este mi sangre,
Pues otro amor no concibo,
Que el que siente mí alma;
Amor que asoma a mis ojos
Y no pasa por la sangre,
Fuego divino,
Llama que sin cesar arde
Bendito el ardor de mi alma
Que ver tus ojos sabe.

No hay comentarios: