martes, 9 de junio de 2009

La Paloma y la Rosa



El alba de una primavera principiante comenzaba a disipar las tinieblas de una noche tibia y hermosa.
Una paloma, revoloteando y revoloteando, penetró en un pequeño y recoleto templo.
Todas las paredes estaban adornadas de espejos y en ellos se reflejaba la imagen de una rosa que estaba situada, como ofrenda, en el centro del altar. La paloma, tomando las imágenes por la rosa misma, enamorándose de ella se abalanzó y chocó violentamente una y otra vez contra las acristaladas paredes del templo, hasta que, al final, su frágil cuerpo exhausto cayo y halló la muerte. Entonces, el cuerpo de la paloma, todavía caliente, cayó justo sobre la rosa, quién vertió su propia sangre mientras la paloma a los cielos fue elevada por un angelito, que en su propio jardín de rosas celestiales le llevo.
Se dice que todas las primaveras baja a la tierra por un camino de pétalos de rosas un angelito que regala rosas rojas en memoria de aquella que derramó la sangre y una paloma blanca se posa en el alma de quiénes le ven.

Reflexión

El sacrificio por la valía del otro obtiene la inmortalidad

y
Para todos Vosotros En Agredecimiento ATodo lo Brindado
Un Gracias , suena A Poco Casi Nada,
Por ElloLes Abrazo Con Mi Corazón En Amor y Paz.
Marycarmen
***
Les dejo este detalle para que lo lleven a vuestros hogares con mi paz.


***