domingo, 9 de noviembre de 2008

Día de la Tradición
Mate Amigo


Cae la noche con su manto helado,
fría la madrugada, helado sentir
casi de mañana entrando,
y el mate en sí en companía.
Sorbo a sorbo, sorbo tras sorbo;
tres en tres de vez en vez;
despierta al adormecido cuerpo
en tibia caricia.
Se desprende en mano su companía
horas de mañanitas...
desprenden su comienzo al día
que en la ardua realidad
se deja llevar en silencio.
Ay! Mate Amigo solo Tú sabes bien
mis desvelos , de áquel que dice amarme...
Y cuán me preocupa su ausencia.
En tu sin tiempo presencia!
Mate Amigo, sorbo a sorbo
tres en tres de vez en vez,
solo tú en su presencia se siente tu compania
.... se siente tu companía , Mate amigo!

***

Leyenda de la Yerba Mate


Un día, desobedeciendo los consejos de Tupá, el Dios padre de los guaraníes, así, la Luna, y su amiga Aria, la Nube rosada del crepúsculo, quisieron bajar a la tierra.
Así lo hicieron y tomaron sus formas corpóreas. Lo hicieron en esas zonas de tierras rojas, pero no habían contado con los peligros que podía acecharlas en el bosque. Mientras paseaban entre los árboles, admirando sus frutos olorosos, gozando de ver sus hermosos rostros en las aguas límpidas de los ríos, disfrutando de caminar sobre la hierba fresca, se les presentó un jaguar que se disponía a atacarlas. Ellas quedaron inmóviles y anonadadas.
En ese momento se presentó un anciano que se enfrentó al peligroso animal, y que con su cuchillo logró matar al yaguareté, y acabar con el peligro que corrieron las diosas en ese momento, en que ni siquiera les dio tiempo de abandonar sus formas terrenales.
El viejo indio las invitó a su cabaña para recibir la hospitalidad de su familia. Llegaron a una choza humilde y miserable, en que fueron recibidas por la mujer y la hija del anciano. Así y Aria habían quedado maravilladas por la hermosura de la joven llena de un tímido recato.
Comieron panes de maíz que hizo la vieja india con el resto de maíz que le quedaba a la familia para alimentarse, ofreciéndoles su pobreza en demostración de amistad y cariño.
Y aceptando esa bondad de la familia, pasaron allí esa noche descansando de las emociones vividas durante ese día en la tierra.
Cuando quedaron solas las dos, Aria preguntó:

-¿Qué hacemos ahora, Así? ¿Volvemos a nuestra morada y dejamos que estas gentes crean que nuestro encuentro ha sido un sueño ?
Así movió negativamente la cabeza.
-No, no, Aria. Estoy llena de curiosidad por saber cuál es el motivo que les ha hecho retirarse a estas soledades y encerrar con ellos a esa hermosa joven. Y, si no logramos que nos lo digan, nuestro poder no es suficiente para adivinarlo. Esperemos a mañana.
Aria no sentía la curiosidad de Así; pero era amiga de la pálida diosa, y accedió a su deseo, aunque no le agradaba mucho pasar la noche en la ruinosa cabaña.
A la mañana siguiente, cuando llegó la nueva luz, Así anunció al viejo que había llegado el momento de marchar.
- Esperamos - le dijo - que, así como os habéis comportado con nosotros tan amablemente, nos acompañéis, según dijisteis, hasta el linde del bosque.
Apenas se habían apartado del claro del bosque donde estaba la cabaña, cuando Así, con toda su fría astucia, intentó que su acompañante les dijera lo que tanto deseaba. Pero el viejo había intuido el deseo de la joven, y, atribuyéndolo a curiosidad propia de mujer, se decidió a satisfacerlo, y le dijo:
- Hermosa doncella, bien veo que os ha llamado la atención el alejamiento en que vivo con mi mujer y mi hija; mas no penséis que hay en ello ningún motivo extraño.
Y luego escucharon el relato del anciano indio, que les confió que estaban viviendo alejados del poblado, para apartar a su inocente hija de los peligros que le podría acarrear su increíble belleza e inocencia.
Durante su vida juvenil había vivido junto a los de su tribu, una tribu como las muchas que estaban en las proximidades de los grandes ríos, dedicadas a la caza y a la lucha. Allí conoció a la que fue su mujer, y su alegría no tuvo límites el día en que nació su hija, una niña tan llena de
hermosura, que aumentaba el gozo natural de sus padres. Pero esta alegría se fue trocando en preocupación a medida que la niña fue creciendo, pues era tan inocente, tan llena de candor y tan falta de malicia, que el padre empezó a temer el día en que perdiera tan hermosos atributos. Poco a poco, el desasosiego, la inquietud y el temor invadieron el espíritu del indio hasta que determinó alejarse de la comunidad en que vivía para que en la soledad pudiese su hija guardar aquellas virtudes con que Tupa la había enriquecido.
- Abandoné todo lo que no me era necesario para vivir en el bosque - dijo el viejo - y, sin decir a nadie hacia dónde iba, huí como un venado perseguido, hacia la soledad. Desde entonces vivo allí. Sólo el cariño que tengo a mi hija pudo hacerme cometer esta especie de locura. Pero soy feliz, vivo tranquilo.
Calló el viejo y ninguna de las dos supo qué contestarle. Entonces Así, viendo que el linde del bosque estaba cerca, le pidió que las dejase, después de prometerle que a nadie hablarían de su encuentro. Accedió el viejo indio, y, una vez que Así y Aria se vieron solas, perdieron sus formas humanas y ascendieron a los cielos.
Pasaron algunos días, en los que la pálida diosa no podía olvidar las aventuras y sobre todo el encuentro que había tenido en el bosque, y, observando al viejo indio desde su soledad celeste, comprendió todo el valor de la hospitalidad que aquél les había ofrecido en su cabaña, pues vio que las tortitas de maíz, de que tanto gustaban todas aquellas tribus, habían desaparecido de su alimento. Era indudable que las que les fueron ofrecidas habían sido las últimas que tenían. Entonces, una tarde, volvió a hablar con Aria y le contó lo que había observado.
- Yo creo - dijo la nube sonrosada - que debemos premiar a aquellas gentes. ¿Qué te parece, Así?
- Lo mismo he pensado yo, y por eso he querido hablar contigo. Podríamos hacer, ya que el viejo tiene ese cariño por su hija, tan fuera de lo común, que nuestro premio recayese sobre la joven.

- Has pensado bien, Así. Y como fue tan hospitalario, y sabes que Tupa se alegra de que los hombres sean de ese modo, tendremos también que demostrárselo.
Desde aquel momento, las jóvenes diosas se dedicaron con afán a buscar un premio adecuado. Por fin, se les ocurrió algo verdaderamente original y, con el mayor secreto, se decidieron a ponerlo en práctica. Para ello, una noche infundieron a los tres seres de la cabaña un sueño profundo, y, mientras dormían, Así en forma de blanca doncella fue sembrando, en el claro del bosque que delante de la choza se extendía, una semilla celeste. Después volvió a su morada, y desde el cielo oscuro iluminó fuertemente aquel lugar, a la vez que Aria dejaba caer suave y dulcemente una lluvia menuda que empapaba amorosamente la tierra. Llegó la mañana, Así quedó oculta bajo el sol radiante, pero su obra estaba concluida. Ante la cabaña habían brotado unos árboles menudos, desconocidos, y sus blancas y apretadas flores asomaban tímidas entre el verde oscuro de las hojas. Cuando el viejo indio despertó de su profundo sueño y salió para ir al bosque, quedó maravillado del prodigio que ante la puerta de su choza se extendía. Desde ella estaba quieto y silencioso queriendo comprender lo que había sucedido, pero a la vez con un soterrado temor de que sus ojos y su mente no fuesen fieles a la realidad. Por fin, llamó a su mujer y a su hija, y, cuando los tres estaban extáticos mirando lo que para ellos era un prodigio, otro mayor acaeció ante sus ojos y les hizo caer de rodillas sobre la húmeda tierra. Las nubes, que desperdigadas vagaban por el cielo luminoso, se juntaban apretadamente y lo tornaron oscuro, al mismo tiempo que una forma blanquísima y radiante descendía hasta ellos. Así, bajo la figura de doncella que habían conocido, les sonreía confiadamente.
- No tengáis ningún temor - les dijo -. Yo soy Así, la diosa que habita en la luna, y vengo a premiaros vuestra bondad. Esta nueva planta que veis es la yerba mate, y desde ahora para siempre constituirá para vosotros y para todos los hombres de esta región el símbolo de la amistad y el alimento caliente que beberán. Y vuestra hija vivirá eternamente, y jamás perderá ni la inocencia ni la bondad de su corazón. Ella será la dueña de la yerba.
Después, la diosa les hizo levantar del suelo donde estaban arrodillados, y les enseño el modo de tostar y de tomar el mate.
Pasaron algunos años, y al viejo matrimonio le llegó la hora de la muerte. Después, cuando la hija hubo cumplido sus deberes rituales, desapareció de la tierra. Y, desde entonces suele dejarse ver de vez en vez entre los yerbatales misioneros como una joven hermosa en cuyos ojos se reflejan la inocencia y el candor de su alma.

En los yerbatales quiza le vean...
... quiza ...

***
***


42 comentarios:

Silvia dijo...

HOLA AMIGA!MUY BUEN POST LINDA LEYENDA ...ME ENCANTA EL MATE TOMO MUCHO TODO EL DIA...
CARIÑOS.
SILVIA CLOUD.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Carmen...

Nuestras tradiciones siempre debemos conservarlas y si las celebramos acompañas de de una buena bebida mucho mejor.

Muy bonita la leyenda.

Un abrazo.

SUSANA VERA - CRUZ dijo...

Que hermosa leyenda Marìa del Carmen.
Me la iba imaginando a medida que la leìa y me dejò una bella sensaciòn de pureza y pensamientos positivos.
En verdad , muy bella.
Gracias por compartirla.

Besitos y abrazos amiga querida y buen inicio de semana

Susana-Agualuna

Poetiza dijo...

Hola amiga, me encanto leer esta leyenda, no la conocia asi como tampoco conozco ni e probado el mate, pero se me antoja. Te dejo un beso, cuidate.

Noe Accorinti dijo...

Observando lo hermoso y sentimental que es tu Blog, estoy segura que el mío te va a gustar, quizá tanto como a mí me gustó éste.

¡Pasá por él y decime!

Un GRAN abrazo.

http://www.acercandoladistancia.blogspot.com/

La Gata Coqueta dijo...

¡¡Que leyenda más linda!!

Entre hadas y aborigenes se va fraguando la historia para llegar a lo que representa finalmente...

La amistad del pueblo y entre el pueblo.

La buena amistad en su presencia y si el hablara a traves de los tiempos... sabe tanto como la soledad, que lo sabe todo a pesar de estar sola.

Un muy buen trabajo querida.

Un abrazo.

Cecy dijo...

Que lindo y entretenido fue leer y queria contarte, que el mate es gran compañero, mientras trabajo a veces por las noches cuando me desvelo, el si que sabe de mis secretos.

besitos

bardinda dijo...

Preciosa leyenda, tendré que probar el mate.

Un saludo

Conchita dijo...

Que leyenda más bella querida Mari Carmen, el mate aqui en Espsña no se conoce, pero debe de se delicioso, digno de su leyenda.
Besos bonita

Tomás dijo...

jo, contigo es un placer trasnochar, cada vez es un paraíso que me descubres con tus post

besos

Mariposa Azul dijo...

Hermoso cuento.,.. me ha gustado mucho... siempre tienes algo nuevo que contarnos... besitos

Pato´s dijo...

Que linda leyenda !!

El mate es nuestro fiel compañero de cada día , me encanta y vivo tamandolo (me gusta el mate amargo)!!Gracias por compartir este relato!!

Besitos María del Carmen y que tengas un lindo día:)

Shanty dijo...

Me gustaría probar el mate. Acá en mi país no se conoce. Pero cuando visité Argentina,lástima, sólo compré un recipiente y no los brevajes.
Muchos abrazos María del Carmen y mis bendiciones.
Shanty

Pedro dijo...

¡Qué hermosa historia! y qué buen homenaje para una de vuestras mejores tradiciones.
Un abrazo.

malena dijo...

Hola,aquí estoy devolviéndote tu visita. Te agradezco muchísimo tus bellas palabras en mi blog.
Hermoso el poema y la leyenda... sin palabras. Aparte, me encantan las leyendas y los cuentos de hadas.
Un beso grande.

Ligia dijo...

Es muy linda la leyenda, Mª Carmen. Gracias por compartirla. Yo nunca he probado el mate, a ver si tengo ocasión. Abrazos

ALBAÑIL dijo...

hola mary carmen

muchisimas gracias por tu comentario de apoyo en mi blog
tu buen consejo me anima a seguir adelante en la dura vida de la contruccion

gracias de todo corazon

desde este momento y si tu lo considera bien
espero ser tu amigo
un abrazo

http://albanil2000.blogspot.com/

INSTANTES dijo...

La tradiciones en los alimentos, tienen otro sabor..., un propio.
saludos!

María Jesús dijo...

Ha sido muy grata tu visita a mi blog, espero que vuelvas. Yo vendré a visitarte siempre que pueda, he mirado tus otros blogs y son todos muy bonitos. Pondré un vínculo de tu blog en el mio para que no se me pase, eres todo un encanto.

Un beso

azpeitia dijo...

Nunca he probado el mate, y tengo curiosidad...he leido tu bella descripción, y me imagino con las manos frías sostenuendo una copa de mate calentito...un beso desde azpeitia

Angelus dijo...

una buena historia que nos deja lindas sensaciones, me encanta el mate.


aunque llego muy tarde, estoy aqui.


un abrazo fuerte.

Centauro-mares dijo...

hola,,,

abrazos,,,

Rodolfo N dijo...

Excelente leyenda!.Preciosa forma de premiar a la hospitalidad y la bondad.
Un cariños y un buen mate!

Trini dijo...

Siempre que oigo hablar del mate me dan unas ganas horribles de porbarlo y conocer por fin qué sabor tiene. Gracia spor este mate virtual.

Un abrazo

Gloria dijo...

Que lindo este post del mate Marìa del Carmen, aquì en Santiago no toman mucho mate no acostumbran, pero en el Sur sì el papà de mi marido (tiene 90 años y es un amor) toma siempre mate le encanta!!! Besosooossss Gloria

KLAU dijo...

QUE HERMOSO MARIA DEL CARMEN UNA LEYENDA NUESTRA!!!! MUY DULCE COMO SOLO VOS PODES RELATARLO.
TE AGRADEZCO COMO SIEMPRE TODO EL CAUDAL DE AMOR QUE ME DEJAS CADA VES QUE PASAS A VERME, ES IMPRESIONANTE QUE TU ALMA PUEDA QUERER TANTO Y TAN DESINTERESADAMENTE...TE QUIERO Y ADMIRO PROFUNDAMENTE.

DESEO QUE TU PAPA ESTE MEJOR Y VOS PUEDAS RECUPERAR TIEMPO DE PAZ Y DE DESCANSO

BUEN FIN DE SEMANA MI CIELO
KLAU ♥

La Gata Coqueta dijo...

Ya he llevado la planta del Mate a mi estantería, así podre degustarla cuando me llame, y ponerme a dialogan e su presencia.

Imagino que estés bien de salud y de humor ya se que estas super bien.

Yo voy caminando de momento estoy en el mismo sitio y en la misma postura.

Un abrazo suavecito para no lastimarte y unos besos con mucho cariño.

diablesa dijo...

gracias nena por tu bondad, la vida si queremos la podemos hacer mejor solo es cuestión de querer, gracias por tu regalo eres un sol, feliz semana

Silvia Cristina dijo...

Hola Maria del Carmen....

Hermoso tu blog y tus entradas...

Como dice Rafael..nuestras tradiciones tenemos que conservarlas...es un placer leer todo lo que has publicado..

En mi luger pusiste que era la primera vez que me visitabas...pero fíjate bien..Soy Silvia Cristina del blog ...Amor

Cariñosos saludos..con unos buenos mates con tortas fritas..Jajaj

Miriam dijo...

HOla Maria del Carmen! vengo a devolverte tu visita y a recorrer tu espacio. Que lindo que puedas explicar nuestras tradiciones ya que estos espacios son visitados por gentes tan distintas de lugares lejanos a los nuestros.
Me ha gustado mucho tu relato de la niña del arpa.
Y me uno a tu deseo de que algún día nuestra tierra pueda convertirse en un edén.
BEsos

SUSANA VERA - CRUZ dijo...

Mi niña hermosa, ya pasè por tus hermosos blogs a retirar tus premios tan llenos de generosidad para con tus amigos.

Todo casi siempre lo publico en mi mundo de Detalles y Dulzuras, por lo mismo vuelvo a agradecerte cada gesto al compartir.

Mi querida amiga, gracias por tus deseos, por tus oraciones, sè que en algùn momento seràn escuchadas.

Aùn, no hay pedidos de tarjetas, sòlo espero que ya pronto caigan los àngeles.

Te dejo todo mi cariño, amiga querida y un beso dulce, dulce como la miel, que siempre me entregas.
Te quiero mucho amiga linda!!!

Susana-Agualuna

Poetiza dijo...

Saludos amiga, un beso, cuidate mucho.

Jinete Pálido dijo...

Me gusta mucho el mate y ma ha gustado también tu post...
Gracias por la visita y el apoyo.

Saluditos.

Mariaisabel dijo...

Mi querida amiga, muchas gracias por tu comentario en mi blog. Espero poder verte en él siempre.
Bonita leyenda la que has escrito.
Nunca he tomado mate, pero sé lo que es.
Un abrazo, con cariño

Amada Inmortal dijo...

que lindo esto... gracias por compartirlo... nos identifica... besos

..NaNy.. dijo...

Hola como me gusta el titulo de este blog es muy sugerente y muy tierno como la historia.Saludos

PARADOXIA dijo...

hola,

paso por aqui aunque me parece que vuelvo porque hay mucho que leer...ineresante articulo sobre el mate, yo lo he probado hace tiempo sin saber sus origenes ni su historia, aun asi es delicioso.

Te dejo un saludo y mi agradecimiento por tus palabras en mi blog.

profetabar dijo...

HOLA, por acá de nuevo, gracias por tu visita, como siempre eres bienvenida. Oye buen tema EL MATE que delicia, es una adicción excelente.
un fuerte abrazo

More Baker dijo...

Te dejo mi abrazo, querida.
Yo quiero probar el mate, a qué sabrá?

María Jesús dijo...

Hola, vengo a pasearme por tu casita. Que tal llevas la semana? Bueno me marcho, un besito.

Campanita de BarZaires dijo...

Me encantan las leyendas y esta precisamente sobre el mate, te felicito por el post.
Gracias por compartirlo un beso muy grande.

Aguabella dijo...

MARIA DEL CARMEN

Buenos días reina, vengo a visitarte un ratito y dejarte un beso.

Besos y ramitos de estrellas