jueves, 5 de junio de 2008

Dorina Nocino



Presentación
Homenaje a la eximia Artista Plástica y Profesora de arte, quién no solo enseña sino que rinda el saber de su propia esencia, y sus alumnas no aprenden sino que aprehenden.


Dorina Nocino
Un día de un tiempo los ángeles del Señor
Silenciosos tramaron colores a granel
Y los depositaron en un especial ser.
Su nombre: Dorina Nocino, la sin par!,
Las paletas de colores en algarabía
Destelaban todos los tonos,
Que en sus manos cobraban vida,
Forma, movimiento y pasión.
Desde un paisaje cordobés,
A una romántica espera de café,
La calma de la Madre Teresa de Calcuta,
Y la eterna sonrisa de Gardel,
La Patagonia con sus ovejas,
104 años reflejados en una aborigen,
La dura labor de pescadores,
Y el rincón de flores.
Todo color enmudee cuando
Con pinceles embebidos en color
Crean lo increado
En la sagrada alquimia del arte.
Sus manos esparcen formas por doquier,
Y ponen color a cada una de ellas,
Sin dejar espacio libre.
Sus alumnas celosas guardianas
De su profesora la siguen
A todo sitio o lugar;
Haciendo loas de su aprendizaje.
Cada momento en su taller
Es mágico! celosas criaturas sutiles
Imantan a tales con Tes. de hierbas
Encantando cada obra.
Dorina Nocino, la sin par!
Es una obra suma del Creador,
La humildad su sello,
La exigencia su enseñar,
El señorío la destaca;
Y el reposo de los años
Quietud y calma le donaron.
Sus alumnas la honran en cada clase,
Con sus logros personales,
Y obras terminadas.
Reunidas al unísono cada 21 de Diciembre
Una a una va llegando,
Su taller es el sitial de tan magna reunión,
Su cumpleaños se festeja!
Lunch, masas, regadas con bebidas
Y torta con velitas sopladas
Brindando por tan loable ser!
Quién ha puesto tantos colores en vidas,
Iluminando espacios y tiempos
De alumnados por doquier.
Por ello van estos humildes versos,
Resumidos en: ¡Gracias Dorina Nocino,
Por tanto, tanto color!




No hay comentarios: